EL NIÑO JESUS DE PRAGA

Praga, República Checa

Por Jorge Molina Fariñas


Publicado 23-01-2017



No cabe duda alguna que la República Checa y principalmente su capital Praga, es un destino muy demandado por nuestros clientes. Y en su visita a la ciudad, además de tantos lugares preciosos de que puede presumir Praga, nadie deja de visitar la Iglesia de la Virgen de la Victoria donde está ubicada la pequeña estatua del Jesús Niño.
Es por ello, por lo que vamos a escribir un poco sobre todo lo relacionado con este tema.
La devoción a Jesús Niño, representado solo, se desarrolló cuando en los siglos XII y XII, la espiritualidad se concentró en los aspectos más humildes y conmovedores de la vida de Jesus, como la infancia y la pasión. Las imágenes más antiguas se encuantran en Alemania y la gran promotora de la devoción en España fue Santa Teresa de Jesús, que iba dejando imágenes de Jesús Niño por los conventos que visitaba y fundaba, enseñando a sus religiosas a hacer pequeñas estatuas de Jesús Niño.
Es estas imágenes Jesús bendice con la mano derecha, y lleva en la izquierda un pajarito (tal vez eco de los evangelios apócrifos o imagen del alma), una manzana (signo de la naturaleza humana redimida), una esfera (que representa el universo creado), un libro (que simboliza el evangelio), una cruz o bién un racimo de uvas (como alusión a la pasión y a la Eucaristía). Las estatuas eran normalmente pequeñas, de madera u otros materiales y, en la época barroca, de cera, usándolas sobre todo la devoción individual y doméstica.
En general se dedica el día 25 de cada mes a estas pequeñas imágenes.la fiesta anual es la del Nombre de Jesús, que celebraa el domingo entre el 2 y el 5 de enero; actualmente se conmemora el dia 3, en Praga, hay otras fechas.
En Malá Strana, en Praga, se levanta la iglesia de la Virgen de la Victoria, que alberga una pequeña estatua de Jesús Niño bendiciendo que sostiene el globo del universo sobre el cual reina. De esta pequeña y veneradísima imagen hay copias en todo el mundo.
La Iglesia, de origen luterana y dedicada a la Santísima Trinidad, ejemplo del barroco pragués debido a arquitectos italianos, tras la victoria de la  Reforma Católica en Bohemia fue encomendada por el emperador Fernando II de la Orden de los Carmelitas Descalzos, dedicada en un primer momento a la Virgen de la Victoria y después tambien a San Antonio de Padua.
La pequeña estatua de cera de Jesús NIño de Praga (de unos 45 cmts. de altura, túnica blanca y los pies desnudos, demuestra unos tres años) fué traida por la dama española María Manriquez de Lara cuando casó con el hidalgo bohemio Vratislav de Pernstjn. Este tuvo una hija llamada Polisena, a quién se la regaló para el matrimonio. Mientras tanto, había llegado a prior de los Carmelitas de Praga el pasre Giovanni Ludovico dell'Assunta, el cual, inspirado por Dios, ordenó al padre Cipriano de Snta María, maestro de los novicios, que se hiciese con una imagen de Jesús Niño y la colocase en el refectorio, para que los religiosos pudieran comprender la humildad, fundamento de toda virtud. El padre Cipriano pidió a la princesa Polisena la pequeña estatua, y esta, al no tener hijas, donó la estatua de familia al convento. Durante la guerra de los Treinta Años, los sajones invadieron Praga, saquearon el convento y la iglesia, rompieron las manos del niño y arrojaron los restos entre los escombros tara el altar. Y allí permaneció vario años la pobre estatuilla rota.
En Pentecostés de 1673 llegó de Munich a Praga el padre carmelita Cirilo, de la Iglesia Santa Madre de Dios, que conocía Praga desde nyes de l invasión de los sajones. Recordaba la estatuilla y la buscó entre las ruinas. Una vez hallada, logró restaurarla y que volviera a ocupar un puesto de honor, ya que el honor que se rinde a la imagen se rinde a la persona representada.
"El Pequeno Pragués", el Jesusako, volvió a ser honrado, protegió a Praga varias veces, en particular durante el asedio sueco, y fué el centro de una gran devoción, testimoniada por los numerosos dones votivos, preciosos o sencillos, signo de gran gratitud.
El Jesús Niño, convertido en objeto de veneración, fué llamado gratiosus, dispensador de gracias, milagroso. En 1651, lo llevaron en peregrinación por las iglesias de Praga, y en 1655 lo coronó el obispo de la capital.
El padre Cirilo murió en Praga en 1675, con fama de santidad.
Se celebran los aniversarios de la coronación; en efecto, la imagen de Jesús Niño fue coronada por primera vez dos días después de la pascua de 1655 por el obispo de Praga, y ese día se celebra la fiesta de Praga. En otras partes se hace el domingo después del jueves de la Ascención, el último o penúltimo domingo de mayo.
A Jesús Niño le han regalado preciosos vestidos de colores diversos, también con motivos folclóricos. Tiene al menos 60, y se cambian según el periodo litúrgico y las diversas solemnidades. El más antiguo es de 1700; algunos son recentísimos y cabe recordar el de los bohemios americanos, el de los católicos de Vietnam, el de las religiosas carmelitas de China (de fines del s. XIX) con una súplica bordada por el pueblo chino. Lleva el vestido precioso sobre una pequeña túnica de la que salen los encajes de las muñecas y de la gorguera.
En la primera mitad del siglo XVIII el escultor Juan Schlansovosky esculpió un nodelo del que se hicieron cien copias y se enviaron a todo el mundo.



Comentarios sobre :
EL NIÑO JESUS DE PRAGA

Buscar en el blog